viernes, 22 de enero de 2016


COMENTARIO CRÍTICO :España sufrirá el mayor déficit detalento en 2020

El fragmento propuesto para el comentario es un texto periodístico informativo del diario La Razón. Nos informa sobre el desajuste entre la formación profesional y las necesidades empresariales. Las empresas buscan a profesionales muy especializados en su materia pero difícilmente lo encuentran. Esto se debe al gran fallo que se está cometiendo en la formación profesional. Pues desde que somos estudiantes de la ESO no recibimos una educación adecuada. Esta falta de formación va acumulando error tras error e impidiendo la posibilidad de conseguir trabajo en un futuro próximo. Por tanto nuestro sistema educativo está cometiendo grandes fallos que lo afectan a los jóvenes diariamente. Opinamos que en la ESO debería existir más rigor en las asignaturas pues se trata de una formación básica. Aquí se debería profundizar en matemáticas, historia, lengua, ciencias naturales e inglés y dejar de lado las materias optativas. Pues su propio nombre lo indica es una formación básica por tanto tiene que dejar claro estos conceptos y profundizar bastante en ellos. Actualmente la ESO es una formación para prepararte para el bachillerato específico. Desde que estamos en  el tercer curso de la ESO ya podemos optar si dar ciertas materias como por ejemplo si dar matemáticas difíciles o las fáciles. En mi opinión esto no debería de existir en nuestra formación básica ya que al optar una materia o otra no obtenemos esta información esencial de la que se basa la educación secundaria obligatoria. Además si hacemos hincapié  en profundizar en las materias básicas podemos comprobar que la ESO se dejará de regalar como lo está haciendo actualmente. Pues solo existirá una oportunidad de obtenerla y tendrá muchísimo más rigor. Otro fallo por el cual los profesionales no llegaran a cumplir los requisitos de las empresas proviene de los estudios correspondientes al bachillerato. En mi opinión deberían existir cinco bachilleratos, cada uno específico en su materia. Estos son el tecnológico, el científico, el humanístico, el de artes y el de ciencias sociales. Estos deben estar muy bien especificados y no deben incluir materias comunes. Por ejemplo asignaturas tales como historia de España, literatura y lengua, filosofía e inglés no deberían estar incluidas en los bachilleratos pues estas se tratan de un formación básica y al ser básica deben estar aprendidas en nuestra educación secundaria. Por tanto el bachillerato se debería centrar en las asignaturas que tú has elegido por tus habilidades a ellas. Lo que no es justo es que por ejemplo un joven escoja un bachillerato tecnológico y que la mitad de sus  asignaturas correspondan a una formación básica. Pues se necesita una gran preparación para afrontar  unos estudios universitarios  y por ello lo más conveniente es que todas tus asignaturas sean de la modalidad escogida. Esto hará que los jóvenes llegen mejor preparados a la universidad. Así como tendrán una gran formación con su título de la ESO que no será regalado sino obtenido por un gran esfuerzo y luego adquirirán una un título de formación específica en su modalidad escogida. Otro gran fallo de este problema como propone Andrés Fontenla es la falta de unión entra las empresas y la universidad. Las  empresas deberían de acudir frecuentemente a las universidades y conocer a los estudiantes. Estas podrían ofrecer algún trabajo a los mejores universitarios. Un premio para cuando obtengas el título podría ser que los mejores del curso obtuviesen un trabajo durante un año en una empresa. Esto promovería el espíritu del trabajo y del estudio universitario. Pero para ello es necesaria la comunicación de las empresas con las universidades. La mayoría de problema se debe a los fallos en la educación pero también hay que resaltar que las empresas tienen parte de culpa. Actualmente las empresas solo quieren a personas con títulos como por ejemplo niveles de idiomas sin importarle su nivel de eficacia en el trabajo, es decir, miran antes sus títulos de idiomas que el título universitario. Esto no debería de ser así  pues cada vez requieren más títulos, grados y formación en otras materias sin darle importancia al título universitario.. Volvemos al tema de antes, las empresas están pidiendo una formación básica como puede ser un título de inglés pero si realmente el título de la eso diese ese nivel de inglés que tanto piden no sería necesaria la obtención por ejemplo del  B1,B2,C1….para entrar en cualquier trabajo. Pues solo interesaría el título universitario. El problema fundamental se debe a que los estudiantes no tienen los recursos para estar estudiando lo que demandarán las empresas. Esto producirá que en España en 2020 se produzca un mayor déficit de talento

No hay comentarios:

Publicar un comentario